Un tejido revolucionario plantea reducir la virulencia de la radioterapia y la quimioterapia en el cáncer infantil