Ship2B Ventures impulsa la economía sostenible a través de la inversión en startups que luchen contra el cambio climático

Retos en los que Invertir: Cambio Climático

Ship2B Ventures pone su foco de inversión en tres retos: mejorar la calidad de vida de colectivos vulnerables, luchar contra el cambio climático y apoyar el desarrollo de habilidades de aprendizaje. En el artículo “Ship2B Ventures invierte en startups que mejoren la salud y calidad de vida de los colectivos vulnerables”, analizamos el primero de esos retos, en “Ship2B Ventures afronta el reto de luchar contra el fracaso escolar y el desempleo invirtiendo en startups que propongan soluciones para mejorar las competencias educativas”, el tercero, y en este post nos centraremos en el cambio climático.

Nuestra propuesta es impulsar una economía sostenible que busque la reducción de emisiones contaminantes, la circularidad y la eficiencia energética y de recursos en España, a través de la inversión realizada en startups tecnológicas e innovadoras dentro de estas tres áreas.

 

Causas del cambio climático

¿Por qué es necesario afrontar el reto de promover una economía sostenible? Porque estamos viviendo una crisis ambiental de gran envergadura que debemos atacar para reducir sus efectos en el futuro:

 

Emisiones contaminantes

Las emisiones de gases de efecto invernadero en España se han incrementado desde 1990 en más de un 15%, según expone el Informe Emergencia Climática en España. Observatorio Sostenibilidad. Y en los años recientes esto no parece disminuir: durante 2017 en España se registró el mayor incremento interanual de gases de efecto invernadero desde 2002, aumentando las toneladas de CO2 liberadas a la atmósfera en un 4,46%, y durante 2019, se observa un fuerte aumento de la emisión de gas en la generación de electricidad y el mantenimiento de la tendencia de crecimiento de las emisiones por transporte y sector residencial. 

El consumo de energía producida con combustibles fósiles fue responsable del 76,1% de las emisiones, seguido de los procesos industriales (cementera, industria química y metalúrgica) que ocasionaron el 9,6% de los gases, la agricultura y ganadería (10,1%) y la gestión de residuos (4,2%). 

¿Cuáles son los efectos y consecuencias de esta alta emisión de contaminantes?

  • En las últimas tres décadas se ha producido un aumento de la temperatura de 1,5 ºC. En algunas regiones, como la Mediterránea, incluso 2ºC. Se espera que aumente entre 1,1 ºC y 6,4 ºC para 2095, según el informe especial del IPCC sobre los impactos de un calentamiento global
  • En España se estima que 30.000 muertes al año son atribuibles a la calidad del aire de las ciudades (partículas y gases de efecto invernadero), según la Agencia Europea del Medio Ambiente
  • Se espera un aumento de entre 10 y 68 cm en el nivel del mar en las costas españolas. Las áreas más vulnerables son los deltas y las playas. En 2040, la costa puede retroceder unos 3 metros en la costa cantábrica, así como en Galicia y en el norte de Canarias. Por su parte, el litoral mediterráneo podría sufrir retrocesos del orden de los dos metros cerca de la provincia de Cádiz, lo que podría afectar a la calidad de las playas y reducir los beneficios económicos que estas otorgan -hasta 8.000 millones de euros al año según el Ministerio de Medio Ambiente-.
  • Casi el 90% de la extensión de los glaciares en España ha desaparecido en tan solo un siglo, aunque el fenómeno se ha acelerado desde 1980, según apunta el Atlas del Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente

 

Mal uso de la energía y de los recursos

Algunos datos y efectos de la ineficiencia energética y el mal uso de los recursos disponibles en España a tener en cuenta son: 

  • Hasta el 72,3% de la energía que utilizó España en 2016 tuvo que ser importada de otros países, mientras que la media de la Unión Europea es del 53,5%, según el Balance Energético 2016 del Club Español de la Energía.
  • Los datos de consumo energético de 2017 en España muestran claramente esa dependencia de los combustibles fósiles: el consumo de petróleo y derivados representó un 44%, gas natural 21%, energía nuclear 12%, carbón 10% y energías renovables (solar, eólica o geotérmica) 13%. 
  • La erosión y la aridez del suelo están reduciendo drásticamente la calidad nutricional de los alimentos, hecho que puede generar problemas de salud para los consumidores. También afecta directamente la productividad agrícola, una de las principales fuentes de ingresos de la nación que ha sabido aprovechar su suelo para impulsar la exportación de productos. En España, el consumo de alimentos importados aumentó un 31% entre 1995 y 2011, según el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente
  • Entre el 75% y el 80% de España está en riesgo de convertirse en desierto a lo largo de este siglo, según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.
  • En 2040, la quinta parte del mundo podría sufrir escasez de agua, principalmente los países de Medio Oriente. Sin embargo, España y Grecia lideran el grupo de países que más sufrirán estrés hídrico en Europa. El mismo Ministerio indica que siete de las diez cuencas hidrográficas con mayor estrés hídrico (sequía crónica) de toda Europa se encuentran en España.
  • En los últimos 20 años, España ha perdido el 20% del agua dulce, ha disminuido el nivel freático de forma dramática y se espera que esta situación empeore, según publica National Geographic.

 

Bajo desarrollo de la Economía Circular

España es uno de los países que incumple el objetivo de la UE para 2020 en relación con el reciclaje del 50% de los residuos urbanos (en 2014 solo se reciclaba un 24,3% de los residuos en nuestro país, por debajo del promedio en Europa). Se estima que en 2017 los residuos alcanzaron casi 22,5 millones de toneladas de este tipo de residuos en España. Esto nos sitúa en el puesto 22 del ranking mundial de la Huella Ecológica.

Algunos de los efectos y consecuencias de la baja implementación de un modelo de economía circular en nuestro país son:

  • El desperdicio alimentario. Según una investigación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el 31 % de los alimentos europeos se desperdicia a lo largo de la cadena de valor. Categorías como frutas y verduras pierden hasta el 46 % de su masa comestible.
  • La baja tasa de separación de residuos. Las tasas de separación de residuos llevan al límite instalaciones como vertederos con problemas de capacidad. 
  • Deslocalización de la producción. Los modelos lineales de producción y consumo existentes en nuestra economía promueven una mayor deslocalización de la producción, generando menos empleo en el territorio nacional, un mayor riesgo de explotación laboral en condiciones de escaso o nulo respeto a los derechos humanos o laborales en los países del tercer mundo, y aumento de la contaminación por el transporte de estos productos.

 

¿En qué invertimos desde Ship2B Ventures?

Invertimos en startups tecnológicas en early stage enfocadas a la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera, ya sea buscando una mayor eficiencia de los recursos o promoviendo la economía circular. 

Estas soluciones buscarán: 

En el ámbito de la eficiencia energética, la mejora en el uso de los recursos disponibles y la reducción de emisiones:

  • una reducción, almacenamiento o captura de emisiones de CO2, 
  • una mayor eficiencia en los recursos utilizados (como energía, combustibles, agua y otros recursos naturales), 
  • una implementación de estas mejoras en sectores como el industrial, la agrícola, la logística o la movilidad, entre otros.

 

En el foco de la economía circular:

  • minimizar el desperdicio y, por lo tanto, el daño ambiental y el agotamiento de los recursos, 
  • reutilizar productos en las cadenas de suministro al final de su vida útil como materias primas, compartiendo recursos inactivos, utilizando recursos renovables o extendiendo el ciclo de vida del producto, 
  • recuperar residuos y agregar valor a la cadena de suministro y producción.